Convenciones Anteriores

Primera Convención (1963): Presidida por Marino Auffant

A principios del año 1963, el sector empresarial sintió la necesidad de agruparse y salir en defensa de los ideales de preservar la libertad de  empresa.  En el contexto político de ese momento, el ascenso de Juan Bosch a la Primera Magistratura de la nación generaba preocupación a diversos sectores productivos.

Con la intención de estar al corriente de todas las actividades económicas del país y conocer cualquier medida que pudiera tener impacto negativo en el sistema, se acordó llevar a cabo esta convención,  donde se conversaría del presente y futuro de la economía. La convocatoria estuvo a cargo de  la Confederación Patronal, La Asociación de Industrias y la Cámara Oficial de Comercio, Agricultura e Industria del Distrito Nacional, en primera instancia.

Se celebró los días 15, 16 y 17 del mes de febrero en la Capital, diez días antes de la toma de posesión  del nuevo Presidente Constitucional, el profesor Juan Bosch.

Un análisis detallado de los temas y las resoluciones de los empresarios en esa primera edición, ratificó el compromiso con la defensa de la libertad de empresa como modelo económico, enviando así, sin duda alguna, un mensaje al Presidente electo. El primer tema planteado fue: “La libre empresa y su mejoramiento colectivo”, enfatizando las acciones en favor de la economía y del bienestar general, para aquellos que pensaban que el libre mercado solo defendía a un grupo, sin impacto a nivel social. Fue una resolución clara y contundente.

Los empresarios asistentes a la convención concluyeron sugerir a los Poderes del Estado, entiéndase: Congreso Nacional de la República, al Poder Ejecutivo y otras instituciones del Estado, de quienes emanan leyes, decretos y resoluciones, asumir y defender el concepto de libre empresa como parte intrínseca de su quehacer. Demandaban el Estado de Derecho, basado en el cumplimiento irrestricto del mandato de la Ley.

Se hicieron propuestas concretas al nuevo Gobierno, como por ejemplo, para solo citar algunas:

  • La creación de un Banco Agrario.
  • Fomento del comercio, para lo cual los diplomáticos dominicanos tenían el gran reto de fomentarlo en sus misiones.
  • Fomento del turismo a través de la construcción de hoteles con fondos del Estado.
  • Mejoría de la infraestructura física de los muelles, puentes y carreteras para facilitar el comercio.
  • Constituir, con sede en la ciudad de Santo Domingo, un organismo de carácter permanente denominado “Consejo Nacional de Hombres de Empresa”.

Una gran preocupación del empresariado era el tema de la nueva Constitución de la República. Por esta razón, en la convención constituyó un tema clave. Y las conclusiones y recomendaciones reflejan el estado de ansiedad y preocupación que vivían los empresarios ante la decisión del nuevo Gobierno de hacer una Constitución completamente nueva.

Concluyeron en este aspecto, comunicar a la Asamblea Revisora de nuestra Constitución, la convicción que tenían los hombres de empresa acerca de la necesidad de que fuese consagrado el derecho de propiedad privada, con “plenitud de garantía en todos sus aspectos, como único medio de propiciar el desarrollo de la riqueza nacional”.

Exigían también la necesidad de consagrar constitucionalmente las garantías apropiadas para el desarrollo y libre ejercicio de la iniciativa individual.

Una lectura rápida de los temas reflejan las preocupaciones y propuestas del empresariado dominicano en el difícil tránsito hacia la democracia, en un mundo convulsionado y dividido.

Tema A, de la Sección Primera. “La libre empresa y su mejoramiento colectivo”

• Sugerir, con todo respeto al Congreso Nacional de la República, al Poder Ejecutivo y otras instituciones del Estado, de cuyo seno emanan leyes, decretos o resoluciones, tomar en consideración los conceptos generales expuestos en la citada ponencia, así como recomendar a las empresas de capital privado poner en práctica los ya referidos conceptos, como medio de lograr una armoniosa concurrencia del capital y del trabajo, a la vez que una mayor y más justa distribución de los frutos y beneficios de la empresa.

• Solicitar, con todo el respeto, al Gobierno nacional que se den instrucciones a los miembros del cuerpo diplomático y consular de la República, en el sentido de que, en su plan de trabajo, se incluya la labor en pro del desarrollo comercial e industrial del país, dentro de las oportunidades que tenga dicho cuerpo.

• Referir el tema de los graves perjuicios que experimentan los exportadores, como resultado de las dilatadas reliquidaciones de impuestos hechos por el Departamento de Aduanas, y de las dilatorias, anomalías y deficiencias del servicio aduanero, incluyendo la falta de espacio en los depósitos, complejidad de trámites a la Cámara de Comercio, Agricultura e Industria del Distrito Nacional, para que, luego de un detenido estudio, lo eleve, con las sugerencias que sean de lugar, a la consideración del Gobierno nacional.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la conveniencia de estudiar la reducción de los días no laborables que existen actualmente en el país, con el propósito de favorecer de esa manera a un apreciable número de empresas y de trabajadores.

• En cuanto a que la mayoría de las industrias están en la capital, dejando el resto de la República sin industrias de importancia. Sugerir a las personas acaudaladas de provincias, invertir capitales para la creación de industrias en sus respectivas jurisdicciones.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional y de los organismos autónomos del Estado, que la compra de artículos para el uso de los mismos, sea siempre realizada por concursos públicos y que las cotizaciones de artículos importados sean hechas sin ninguna clase de exoneración de impuestos.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional la construcción de hoteles del Estado en los sitios del país donde existen atracciones para los visitantes.

Tema B, de la Sección Primera. “Planes y sistemas para la mejor utilización y aprovechamiento de las riquezas potenciales dominicanas”

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la conveniencia de que se estudie la creación de un Banco Agrario, financiado por el Estado, la Alianza para el Progreso e inversionistas privados, con el fin de que dicho Banco pueda avanzar las sumas necesarias para pagar el justo precio de los terrenos que sean fraccionados, con la garantía hipotecaria de los mismos pudiendo los nuevos propietarios pagar su deuda al Banco en plazos que oscilen entre 20 a 30 años.

• Referir al Gobierno nacional, para los fines que puedan ser de utilidad, el plan para el desarrollo de la agricultura en la provincia de Azua, sometida, en forma de ponencia, por el señor Aníbal Félix A.

• Sugerir con todo respeto, al Gobierno nacional, la conveniencia de establecer un sistema científico para la utilización de las aguas de los ríos Yaque del Sur, San Juan y Yacahueque, con el fin de irrigar las tierras actualmente improductivas que se encuentran en los municipios de San Juan, Las Matas de Farfán y Elías Piña.

• Sugerir al Instituto del Tabaco la realización de estudios para el mejoramiento de los sistemas de cultivo del tabaco de superior calidad, utilizando para ello, si fuere necesario, técnicos extranjeros especializados, así como estudiar la posibilidad de que sean fabricados en el país distintos tipos de insecticidas, como medio protector de las cosechas de tabaco.

• Solicitar, con todo respeto, al Gobierno nacional el mejoramiento del puerto y muelle de Puerto Plata, como medio para facilitar las importaciones y exportaciones del Cibao.

• Recomendar de manera especial a los inversionistas que deseen establecer industrias en el país, que prefieran siempre aquellas cuyas materias primas sean dominicanas.

• Sugerir, con todo respeto al Gobierno nacional que se estudie el reestablecimiento del servicio de cabotaje en el país, como la modificación de las leyes que puedan afectarlo.

• Sugerir, con todo respeto al Gobierno nacional, la planificación de un sistema vial para el país, para facilitar las operaciones del comercio, la industria y la agricultura nacionales.

• Recomendar a los ganaderos del país la adopción de sistemas modernos para conservar libre de maltratos las pieles de los animales.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, examinar y ponderar las pautas trazadas en la ponencia de la Cámara de Comercio, Agricultura e Industria del Distrito Nacional, en la cual se sugieren métodos y sistemas para el mejor aprovechamiento de las riquezas potenciales del país, mediante la inversión de capitales nacionales y extranjeros, para el mejor aprovechamiento de las riquezas potenciales dominicanas.

Tema C, de la Sección Primera. “El aumento de la productividad mediante la mayor inversión de capital dominicano”.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la creación de una Bolsa de Valores, actualizando los estudios ya realizados en este sentido, para estimular, por ese medio, la inversión de capitales y ahorros en el desarrollo industrial del país.

• Refundir esta ponencia ofrecida por el señor José Eugenio Gatón, en la cual expresa la posibilidad de crear industrias en la provincia Duarte, así como la necesidad de que se establezcan, para lograr ese objetivo, exoneraciones de impuestos fiscales a los productos del cacao y del café, para ser presentada al señor Darío Meléndez, en similar sentido.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional, el estudio de un proyecto de ley para la creación y protección de industrias no existentes, con el fin de estimular la inversión de capital dominicano, así como sugerir que en la comisión que realice dicho estudio figure un representante de la industria nacional.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la creación de mayores garantías y facilidades para la instalación de nuevas empresas y la ampliación de las ya existentes, mediante disposiciones y previsiones que estimulen el ejercicio de la libre empresa.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la creación de una institución autónoma, sostenida por el Estado y la clase patronal, para la creación de escuelas destinadas a la formación de mano de obra calificada y de otros servicios conexos, similar a las que funcionan en Brasil, Colombia, Perú y Venezuela.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional, el estudio de un proyecto de ley para la protección de industrias nuevas, no existentes actualmente en el país, con el fin de estimular la inversión del capital dominicano, así como sugerir que en la comisión que realice dicho estudio figure un representante de la industria nacional.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional, que todas las ventajas que sean concedidas a los inversionistas extranjeros para la creación de nuevas empresas, sean también acordadas a los inversionistas dominicanos.

• Sugerir a los Bancos establecidos en el país la revisión de su política crediticia, en el sentido de conceder mayores facilidades de crédito para el fomento industrial del país.

• Remitir al Gobierno nacional, con la recomendación favorable de la Convención, el texto completo de la exposición hecha por la Cámara de Comercio, Agricultura e Industria del Distrito Nacional acerca del desarrollo económico del país mediante la inversión de capital dominicano.

Tema D, de la Sección Primera de la Agenda. “Revisión y reestructuración del sistema impositivo dominicano”.

• Remitir al Gobierno nacional, para los fines que ser de utilidad, la propuesta hecha en el sentido de que sea derogado el Impuesto de Consumo, teniendo en cuenta el tiempo necesario para no causar perjuicio al comercio por las exigencias que tenga y que hayan pagado dicho impuesto.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, a la conveniencia de que se unifiquen todos los impuestos de importación en un solo gravamen para facilitar así la liquidación y pago del mismo.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional, que se apresuren los estudios para la modificación de los aranceles aduaneros, con el propósito de que sean reducidos los enormes impuestos que gravan actualmente la importación de artículos de primera necesidad y de las materias primas que utiliza la industria nacional.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional que se exonere del Impuesto sobre la Renta los beneficios que se dediquen exclusivamente a la creación de nuevas empresas o a la ampliación de las ya existentes.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional, que al reestructurar el sistema impositivo dominicano, se exonere de impuestos de importación los combustibles líquidos que sean utilizados, exclusivamente, por las industrias dominicanas.

• Referir la ponencia del doctor José R. Hernández en la cual sugiere que las empresas y negocios establecidos en el país tengan un margen mínimo de ganancias, exonerada de impuestos y bonificaciones, con el fin de estimular así el desarrollo económico del país, al Gobierno nacional, para los fines que puedan ser de utilidad en la reestructuración del sistema impositivo dominicano.

Tema E, de la Sección Primera. “Consideraciones respecto al proyecto de Constitución de la República publicado en la prensa, y a los otros que se publiquen posteriormente en relación con todos los asuntos que interesen a la libre empresa y a los derechos de la clase patronal”.

• Primero, comunicar a los miembros de la Asamblea Revisora de nuestra Constitución, la convicción de los hombres de empresa la necesidad absoluta de que el derecho de propiedad sea consagrado con plenitud de garantía en todos sus aspectos, como único medio de propiciar el desarrollo de la riqueza nacional, mediante el fortalecimiento de los factores de producción enderezadas al logro de la ansiada justicia social, dentro de ambiente de prosperidad y de libertades democráticas;

• Segundo, comunicar, así mismo, a los miembros de la Asamblea que revisa la Constitución del Estado, la necesidad de la consagración, en nuestra Carta Fundamental, de las garantías apropiadas para el desarrollo y libre ejercicio de la iniciativa individual; y Tercero, impartir respaldo solidario a la exposición hecha a la Asamblea Constituyente por la Asociación Dominicana de Hacendados y Agricultores, cuyas consideraciones, análisis y conclusiones hacen suyas esta Primera Convención Nacional de Hombres de Empresa.

• Sugerir, con todo respeto, a la Asamblea Constituyente que, paralelamente al derecho de huelga, se consagre en la Constitución el derecho de paro patronal.

Tema A, de la Sección Segunda. “Planes y sistemas pendientes a la creación de nuevas fuentes de trabajo”.

• Sugerir a las Cámaras de Comercio del país, la preparación de planes que tiendan a la creación de nuevas fuentes de trabajo.

• Remitir, con todo respeto al Gobierno nacional la exposición hecha por el señor Norberto Méndez, en relación con las necesidades vitales de Pedernales, Duvergé, Cabral, Jimaní y Neyba.

Tema B, de la Sección Segunda. “Participación activa de los hombres de empresa para la erradicación de la miseria y para la implantación de una más amplia justicia social”.

• Recomendar, muy especialmente, a los patronos el exacto y oportuno cumplimiento de todas las obligaciones legales que éstos tienen con el Instituto Dominicano de Seguros Sociales.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la creación de escuelas vocacionales para la especialización de los trabajadores, sostenidas por el Estado y los patronos.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, la modificación de las leyes del Seguro Social y de Accidentes de Trabajo, en el sentido de que estas leyes abarquen real y efectivamente todas las prestaciones propias de sus objetivos, en favor de los trabajadores, o que se reconozcan a los patronos, hasta un límite, las erogaciones que por ese concepto hagan anualmente.

• Remitir a la Secretaría de Agricultura y a las Asociaciones de Ganaderos del país la exposición hecha por el licenciado Luis Lara, en la cual expone una larga serie de previsiones para la mejor crianza del ganado, para los fines útiles que puedan ser pertinentes.

• Sugerir a los Bancos de préstamos, nacionales y extranjeros, el estudio y adopción de un sistema de préstamos a personas de escasos recursos, que deseen establecer pequeñas industrias en el país.

Tema C, de la Sección Segunda. “La huelga como un derecho exclusivamente laboral y no como medio para producir perturbaciones sociales ilícitas, ajenas a su propia naturaleza, su ejercicio y su reglamentación”.

• Solicitar, con todo respeto, al Gobierno nacional, que, mediante un texto legal, se prohíba a las federaciones y confederaciones de trabajadores, la intervención de las mismas en los procedimientos para la solución de los conflictos económicos que surjan entre patronos y trabajadores, así como en los procesos de huelgas, con excepción de aquellas que estén formadas por sindicatos de un mismo oficio o profesión.

Tema D, de la Sección Segunda. “Métodos y sistemas para la fijación de salarios justos en favor de los trabajadores”.

• Remitir al Comité Nacional de Salarios la exposición del señor José B. Gutiérrez, en la cual sugiere que los salarios pagados a sus trabajadores por los detallistas importadores, sean superiores a los que deban ser cubiertos por los detallistas no importadores, para los fines que puedan ser de utilidad.

• Referir al Comité Nacional de Salarios el problema planteado en esta ponencia, en la cual sugiere la conveniencia de establecer un sistema nacional para la fijación de los salarios de los obreros móviles que prestan servicios en los almacenes de exportación, por ser de la exclusiva competencia de ese organismo.

• Referir al Comité Nacional de Salarios la exposición del licenciado Víctor M. Espaillat, en la cual expone que este órgano acostumbra incluir en sus resoluciones, una cláusula mediante la cual hace obligatorio para todos los empresarios del ramo, que ya pagaban un salario superior al establecido en dicha tarifa, aumentar aún más dichos salarios en un porcentaje determinado, invitando su atención a los términos del artículo 207 del Código de Trabajo.

• Solicitar, con todo respeto del Gobierno nacional, que los miembros permanentes del Comité Nacional de Salarios sean funcionarios especializados retribuidos, y dedicados exclusivamente a esa labor, debiendo figurar también en el Comité, representantes obreros y patronales, con voz pero sin voto.

• Remitir, con todo respeto, al Gobierno nacional, con la recomendación de la Convención, el texto íntegro de la ponencia de la Cámara de Comercio, Agricultura e Industria del Distrito Nacional, en relación con los métodos y sistemas para la fijación de salarios justos, en beneficio de los trabajadores.

Tema E, de la Sección Segunda. “Exacto cumplimiento de las leyes laborales de parte de los patronos y trabajadores”.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional que en la comisión donde se estudien las posibles reformas del Código de Trabajo, se incluyan representantes de los trabajadores y de los patronos.

• Sugerir, con todo respeto, al Gobierno nacional, dictar previsiones administrativas y reglamentarias encaminadas al más exacto cumplimiento de las leyes laborales, por parte de patronos y trabajadores.

Tema F, de la Sección Segunda. “Medidas para hacer factible una mayor concertación de pactos colectivos de trabajo, como medio de prevenir conflictos laborales”.

Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional, la adopción de un precepto legal que faculte a las Cortes de Trabajo a decidir, en instancia única y mediante un procedimiento sumario, acerca de si existen o no motivos de revisión de los pactos colectivos de trabajo y de los laudos arbitrales de carácter laboral, durante la vigencia de los mismos, en caso de que sea solicitada dicha revisión por cualesquiera de las partes.

Tema G, de la Sección Segunda. “Medios para auspiciar el mantenimiento de buenas y cordiales relaciones entre patronos y trabajadores, en interés común de los mismos”.

• Recomendar a los patronos del país la celebración en los centros de trabajo, de charlas y cursillos de carácter educativo laboral, así como el reparto de folletos donde consten los respectivos derechos y deberes de los patronos y trabajadores.

• Sugerir a las Cámaras de Comercio del país, la celebración de periódicas exposiciones de productos dominicanos, y el otorgamiento de premios a los trabajadores que se hayan distinguido en el cumplimiento de sus labores y sus deberes.

• Primero, recomendar a los patronos retribuir a los trabajadores con un salario equitativo, que esté en relación con las posibilidades económicas de las empresas. Segundo, recomendar a los propietarios de empresas que tengan capacidad económica para ello, que provean a sus trabajadores de viviendas cómodas e higiénicas y de comedores económicos, y Tercero, recomendar a los patronos que pongan especial cuidado e interés, en la selección del personal que sirva de intermediario entre la gerencia de la empresa y sus trabajadores.

Tema A, de la Sección Tercera. “Cumplimiento de la ley como protección para la lícita defensa de los intereses patronales”.

• Solicitar, con todo respeto, al Gobierno nacional que se cumplan las reglamentaciones de la Ley de Aduanas y Puertos y de la Ley sobre contrabandos, actualmente vigentes, para poner cese inmediato a la introducción ilegal de mercancías, libre del pago de derechos, que se está operando por las aduanas del país, por viajeros procedentes principalmente de Puerto Rico y Miami, así como que se les exija, a dichos viajeros, el correspondiente permiso de la Junta Coordinadora de Importación y Exportación, cuando se presuma que los artículos introducidos son para fines comerciales.

• Solicitar, con todo respeto, al Gobierno nacional que se cumplan las reglamentaciones de la Ley de Aduanas y Puertos y de la Ley sobre contrabandos, actualmente vigentes, para poner cese inmediato a la introducción ilegal de mercancías, libre del pago de derechos, que se está operando por las aduanas del país, por viajeros procedentes principalmente de Puerto Rico y Miami, así como que se les exija, a dichos viajeros, el correspondiente permiso de la Junta Coordinadora de Importación y Exportación, cuando se presuma que los artículos introducidos son para fines comerciales.

Tema B, de la Sección Tercera. “Deberes del Gobierno ante las violaciones legales cometidas en perjuicio de los patronos y de los trabajadores”.

• Solicitar, con todo respeto, del Gobierno nacional que, para los fines de responsabilidad civil a cargo de patronos y de trabajadores, expresamente por los artículos 670 y 671 del Código de Trabajo, sea obligatorio que los sindicatos de patronos y de trabajadores mantengan un fondo pecuniario, para responder al pago de las indemnizaciones que fueren acordadas por los tribunales, en los casos que proceda, como consecuencia de actuaciones realizadas en violación a la ley.

• Recomendar y aconsejar a los empresarios de una misma o similar actividad, crear, organizar y mantener sindicatos patronales, para la defensa de sus legítimos derechos e intereses, sindicatos que podrían estar afiliados a la Asociación de Industrias cuando sean de carácter industrial, y a la Confederación Patronal si fueran de naturaleza comercial.